UD 8. Fórmulas y símbolos: El idioma de la ciencia

En un momento dado, el desarrollo de la química como ciencia hizo necesario el dar a cada cuerpo conocido un nombre que fuese expresión de, su naturaleza química y a representarlo en una forma abreviada que respondiese a su composición molecular. De esta manera, la representación de las reacciones químicas daría idea inmediata en cada caso de la naturaleza íntima de la transformación correspondiente. Para ello, era preciso establecer previamente un símbolo para los átomos de los elementos que fuese a su vez expresión inmediata de su nombre.

 

 Los alquimistas habían ya empleado símbolos para representar los elementos entonces conocidos así como para distintos compuestos y formas de energía, algunos de los cuales se reproducen en la figura pero dichos símbolos eran completamente artificiosos, y así, para los metales, eran idénticos a los de los astros a los que aquellos se imaginaban íntimamente relacionados. Lavoisier propuso algunos signos convencionales para representar distintas substancias, pero fué Dalton el primero en utilizar signos diferentes (círculos) para los átomos de los elementos entonces conocidos o supuestos, y mediante la combinación de ellos pudo representar la constitución de muchos compuestos a partir de la composición elemental encontrada para los mismos.

 

 Los símbolos modernos de representación de los átomos se deben a Bercelius, el cual propuso utilizar, en vez de signos arbitrarios, la primera letra del nombre latino del elemento o, en todo caso, la primera letra seguida de otra representativa del sonido característico del nombre al ser dos o más los elementos cuyos nombres empezasen por la misma letra. El tomar como base el nombre latino, pues el latín era entonces la lengua internacional utilizada en la terminología científica, hizo que la proposición de Berzelius fuese universalmente aceptada. Además, los elementos conocidos desde antiguo tenían en general muy distinto nombre en los diversos países, tal como el hierro, que en francés se denomina fer, en inglés iron y en alemán eisen, y por ello, los símbolos basados en un idioma particular no hubiesen sido aceptados por doquier.

Como el nombre castellano de los elementos tiene en general la misma raíz que los correspondientes nombres latinos, el símbolo es entonces también la primera letra, o ésta seguida de otra, del nombre castellano del elemento. Sólo en algunos casos el símbolo deriva exclusivamente del nombre latino del elemento.

 

Si los símbolos expresan los átomos de los elementos, las fórmulas representan la composición molecular de las substancias, las cuales se establecen mediante la yuxtaposición de los símbolos de los átomos constituyentes afectados cada uno de un subíndice que indica el número de átomos del correspondiente elemento integrantes de la molécula. El subíndice uno se sobreentiende y no se escribe. Si la magnitud de la molécula no se conoce o bien es dudosa la existencia de ellas como partículas físicas independientes (caso de compuestos sólidos), la fórmula del compuesto expresa la relación mínima de los átomos constituyentes de la sustancia.

 

El agua tiene por fórmula H2O, que indica que su molécula está formada por 2 átomos de hidrógeno y 1 átomo de oxígeno; la fórmula del cloroformo es CHCl3, que expresa que su molécula está constituida por 1 átomo de carbono, 1 átomo de hidrógeno y 3 átomos de cloro; La fórmula del elemento cloro (sustancia elemental) es Cl2, pues su molécula está compuesta por 2 átomos de este elemento; y Fe2O3 es la fórmula del trióxido de dihierro u oxido férrico.

 

Los símbolos y fórmulas no sólo representan a los elementos y compuestos o más concretamente a sus átomos y moléculas, sino, también a sus respectivos moles.

Así, el símbolo C representa el elemento carbono, 1átomo de carbono y 1 mol de átomos de carbono, que son 12,011 g de carbono.

 

Análogamente, la fórmula H2SO4 representa el compuesto ácido sulfúrico, 1 molécula de este cuerpo y también 1 mol de ácido sulfúrico, 98,082 g. Este aspecto cuantitativo de los símbolos y fórmulas permite conocer la relación en peso en que están unidos los elementos en un compuesto e, inversamente, a partir de esta relación encontrada por análisis, hallar la fórmula de cualquier substancia.

 

 

Fuente:

Símbolos, fórmulas y ecuaciones    (http://encina.pntic.mec.es/~jsaf0002/p43.htm)

 

 

Cuestiones

  1. Define los conceptos siguientes: Alquimia, símbolo, átomo, elemento y molécula.
  2. Elabora un resumen de unas 10 a 15 líneas con las ideas fundamentales del texto.
  3. Escribe como lo haría un alquimista que el hierro expuesto al aire se transforma en oxido de hierro. Después representa lo mismo con los símbolos actuales. ¿Qué conclusiones obtienes?
  4. En el texto se dice que los símbolos basados en un idioma particular no hubiesen sido aceptados y por eso se aceptaron los derivados del latín ¿Por qué crees que esto fue así?
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: